Coronavirus y compra: ¿hay que desinfectar todos los productos al llegar a casa?

La realidad es que la medida no está de más pero de nada valdrá si no se toman antes las normas de protección aconsejadas

Tras más de un mes confinados, los españoles ya saben cuáles son las claves para prevenir el contagio por coronavirus:  lavarse las manos, no tocarse la cara (ojos, nariz y boca), mantener la distancia de seguridad de un metro mínimo o toser y estornudar en el interior del codo. Igualmente, la situación ha provocado que en el hogar se extremen las medidas higiénicas: ahora ya sabemos cómo desinfectar correctamente la ropa en casa así como limpiar bien lacasa

¿Y qué sucede con la compra? Los guantes se han convertido en unos imprescindibles. «¿Debo desinfectar los productos al llegar a casa?», se preguntan muchas familias. Y la realidad es que la medida no está de más pero la realidad es que ningún organismo lo aconseja como medida para prevenir el contagio.

Cabe recordar que no hay evidencia de que los alimentos sean una fuente o ruta de transmisión del coronavirus, tal y como ha asegurado la Autoridad Europea para la Seguridad de los Alimentos (EFSA). «Los científicos y las autoridades de todo el mundo están monitoreando la propagación del virus y no ha habido informes de transmisión a través de los alimentos», informa el organismo.

Quien se quede más tranquilo puede lavar y desinfectar los productos, pero de nada valdrá si no se llevan a cabo las medidas antes enumeradas y que sí son efectivas para prevenir el contagio, especialmente el lavado de manos, no tocarnos las cara y mantener en el supermercado la distancia de seguridad aconsejada.

Si deseas desinfectar la compra en casa, puedes hacerlo. Si haces la compra online, el paquete que recibes es bastante seguro. Según la OMS, «la probabilidad de que una persona infectada contamine artículos comerciales es baja, y el riesgo de contraer el virus causante de la COVID-19 por contacto con un paquete que haya sido manipulado, transportado y expuesto a diferentes condiciones y temperaturas también es bajo».

Qué hacer con cada producto

Si eres de los que sale a hacer la compra, al llegar a casa, lo primero que debes hacer es lavarte las manos. Esta práctica, tal y como indica el Ministerio de Sanidad, debe hacerse siempre al llegar al hogar. Así que si vienes de trabajar, de bajar la basura o de dar un pequeño paseo con tu hijo con autismo, también.

A continuación, limpia los productos. Las frutas y verduras, según la Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición (Aecosán), siempre han de lavarse (antes y ahora). «Si vas a comer fruta cruda con piel, verdura cruda (lechuga, espinacas…) o verdura cruda con piel (pepino) sumérgelas durante 5 minutos en agua potable con 1 cucharita de postre de lejía (4,5 ml) por cada 3 litros de agua. Después, acláralas con abundante agua corriente». Recuerda que no vale cualquier lejía: mira la etiqueta porque debe ser «apta para la desinfección de agua de bebida».

Conviene también que tires a la basura los envases en los que vengan los alimentos. Por ejemplo, las bandejas blancas de poliestireno con productos frescos como la carne o el pescado es mejor que vayan a la basura y guardes en tus propias bandejas o envuelvas en papel los productos frescos antes de meterlos en la nevera. La sal, el azúcar o la harina, pásalos a un recipiente de cristal.

Los cartones de leche, las latas de atún o de tomate y similares, no se pueden tirar. Así que límpialos con papel de cocina (para desecharlo inmediatamente), agua y jabón.

¡Suscríbete!

¡Mantente al día de nuestras promociones y productos enfocados en tu salud!